lunes, 22 de noviembre de 2010

Piscis



Si pudiese volvería a casa, mar, que no me deja,
exiliado fui en sus largas playas,
en un país que está hecho solo de riberas,
donde por extranjero falto y me faltan el respeto.

No, no entiendo el idioma de sus hombres,
ni sus formas de atar pasiones y desatar uniones.
Donde hasta el mejor amigo, el que más se ama
se hace en segundos un simple desconocido.

Si pudiese verte de nuevo, estrella, que no me deja,
geometría de la madre que me espera,
caracolas y fondo que dejé un día,
por ser humano originalmente fallado.

A mi hijo, Edipo de mi propia madre,
no lo puedo abrazar como antes,
ni sentir el sonido de su columpio en la tarde,
ni llamarlo por su nombre, desapego.

Si pudiese tocarte, sal, que no me deja,
tirar esta ropa vaciada en moda,
este pasado febril de sexualidad humana,
de deseos con olor a campo recién quemado.

Al padre que yo mismo he de matar,
el que manda lavar sus lágrimas con lágrimas de mi madre,
a ese, pusilánime, seco inútil,
los fallados patriarcales le rinden altares.

Si pudiese, mujer, que no me dejas,
te seduciría con poesía de mis labios,
te honraría con mis ríos que en todo momento te penetran,
lástima, es karma de los peces morir en luna llena.

José Fernando Cabrera M.
21/11/2010

3 comentarios:

Vag[ó] dijo...

Me encantó, esta repleto de expresiones que nunca antes había leído, entretenido pero profundo, rico sin ser pesado.

Elizabeth dijo...

Me gusta todo lo que escribes, pero esta poesia me ha encantado, a Freud también le gustaría, estimo, felicidades es una joya!

rakulita dijo...

LA luna llena inspira... Exultante en belleza, los escribas talentosos hacen gala de su don, hermoso JOS!!