sábado, 7 de agosto de 2010

Desencarnado



La esencia rota de mi pecho abierto
busca reflejos suyos en ojos abiertos,
en aquellas jaulas carentes de rejas,
en sembradíos recién arados
y en notas de guitarras sin cuerdas.

Noto que la esperanza es la búsqueda
sentado en la gradilla de mi puerta.
Mi visión asexual de la vida
me lleva a unirme a ella.
El resultado de la botánica y su influencia.

Invadido por mi propia saliva
me besé por tantos días
que ahora busco otras bocas
el gato me mira y me reflejo,
lloro. Influencia de la zoología.

Pero el alma, esencia rota por el deseo
encuentra solo almas sin sexo,
despacio, desmenuza signos lentos,
tiende a analizar secretos viejos,
reflejos sin carne, en ojos abiertos.

José Fernando Cabrera M.
9/01/2009
(Noche de verano)

1 comentario:

Emmanuel dijo...

Me gustó, aúnque no te conozco en persona, imagino que viene de alguien crudo y frágil a la vez.