domingo, 14 de septiembre de 2014

De harina





Toda tu piel dura la vida,
 la vida corta,
cortísima,
sin remedios,
sin abogados,
la vida,
como un acto de lluvia inesperada
o tobogán breve,
brevísimo beso en la boca
sin remordimientos,
tu cabeza,
llena de remolinos
acostada en mi hombro
de viaje a todos lados,
tu respiración agitada,
siempre,
mojada por mil preguntas,
cómo irme amor,
cómo no volver
a tu mermelada de arándanos,
de tus sueños lunares
y ese calor de tu espalda
cuando te abrazo.

A veces reposas en un lago,
 Otras, en un bosque cargado de pájaros,
a veces me decís no puedo,
a veces te digo no puedo,
sin embargo todo es sin embargo,
cuando lloramos nos desnudamos,
quiero vivir,
tomar medicamentos,
si es necesario,
que no me explote tanto la cabeza
este mundo publicitario,
quiero ir al cine cuando nadie quiera
y hacer del teatro una casa,
quiero que dure más la vida,
pero yo sé,
yo firmé el contrato,
 que esto tiene fecha y hora,
contigo no,
mi amor,
contigo no,
contigo siempre
es frambuesa en el pan,
harina interminable,
café inextinguible

de todas mis mañanas.

José Cabrera
14/09/2014